miércoles, 17 de febrero de 2010

Suponte que....



...huelgan las palabras. Claro que tienen derechos, como todos, a reclamar lo que consideren justo. Viendo cómo se las maltrata últimamente, tiendo a solidarizarme con su piquete.
Qué decir también de todas aquellas que se utilizan en vano para llenar un silencio que, al fin de cuentas, terminamos extrañando. O las empleadas en negro, para esconder oscuras intenciones.
Exceso de información, verborragia...enfermedades de estos tiempos donde la comunicación trasciende a todos y nos atraviesa en continuado. La discusión del poder de los medios y su tendenciosa manera de llegar a nosotros. La manipulación, el coqueteo con determinado grupo de poder. Oficialistas y golpistas. Ese ir y venir de palabras, epítetos, onomatopeyas termina ya por saturar.

Imaginemos el día en que las palabras digan basta, cansadas del manoseo, del violento ultraje al que vienen siendo sometidas incansablemente: El famoso "digo", cuando es evidente que estamos diciendo... el "boludo" como corolario para cualquier oración, el "nada" o el "manzana" sin mediar explicación coherente...

Palabras que no tendrían que operar en ese momento, se rebelan entonces por las horas extras y el doble turno obligado sin vacaciones pagas. Algunas otras, sin embargo, no adhirieron a tal medida sindical.

El dúo "tipo que" fue el primero en salir del ostracismo, buscando recuperar su viejo trono. Atrás lo siguieron otros aprovechando el revuelo causado por no tener qué decir. Aparecieron el "goma", el "mamarracho" y otros tantos vocablos que dormían con naftalina.

Y todo siguió de la misma manera...la gente usando palabras sin sentido, aquellas que se prostituyeron por monedas con tal de saltar nuevamanente a las tablas del lenguaje.

Porque, viste vos...nada. Digo....tipo quiero decir algo y...manzana que te sale así nomás boludo!






5 comentarios:

Estrella dijo...

yo soy de las que dice boludo todo el tiempo y me molesta mucho.. por suerte es cada vez menos lo controlo más.
esta muy bueno lo escrito abrazos

Marya dijo...

Muy bueno.
Muy bien, un bravo, en serio.
Aunque... ¿crees que puede existir la verborragia?
Saludos!

Anónimo dijo...

Cuánta verdad en lo que decís Her...y ni te cuento lo triste que es empezar a escuchar a los niños desde cada vez más chiquitos hablando mal. Y claro, con adultos como nosotros (porque me hago cargo) que somos sus modelos de enseñanza... Saludos!!!

Mile dijo...

Llega un momento que las palabas empiezan a perder sentido por tanto acostumbraminto. "Sos un hijo de puta" y ya ni sabemos que estamos diciendo. "enfermo", "inutil" "negro de mierda" .
Si nos pusieramos a pensar un poquito.. tendria que ser delito usar esas palabras. porque el significado que tienen en realidad es mucho peor de lo que pensamos.
esas son las palabras q estaria bueno que se tomen unas vacaciones bieen largas.
Excelente lo que escribiste Hernan! te sigo desde siempre!
Abrazos!
Mile

mOrella dijo...

.Cuànta verdad hernàn! cada vez màs,las palabras,se pierden en bocas que no dicen nada!

Me adhiero a esta huelga!!!

OrnE.