jueves, 26 de junio de 2008

ASUNTOS DE FAMILIA


Según quién te la cuente y cómo la pase con aquellos cosanguíneos que supimos conseguir (sin voluntad ni elección) hay diferentes perspectivas, entre las cuales están:

Los que mueren por mantener el contacto con todo árbol genealógico que haya resistido en pie, esmerándose, por ejemplo, en recordar los nombres de cada uno de los hijos de los primos y sus respectivos cumpleaños. Son los que no fallan en ninguna comunión, bautismo, casamiento o velorio. Por el hecho del encuentro en sí, más que la causa que lo originó.

Los que niegan provenir de ese vientre que hoy ostenta un estado similar a cuando uno estaba calidamente cobijado. No sólo por su dimensión sino porque, además, quien lo porta se ha convertido en una escollera que disfruta en silencio todos los naufragios amorosos que nos han ido sucediendo. Y están esperando el próximo para repetirnos algo como: "yo no soy bruja, pero sabía que esa chica no era para vos" o "a mi me sonaba raro que ese muchacho jugara tanto al futbol...sobre todo el que a la semana de romperse los ligamentos se fuera con su grupete a patear la pelota tres veces por semana"...

También están los ermitaños, abuelos de Heidi que saben que no nacieron de un repollo, sólo porque se los contó un amigo. Ignoran deliberadamente a todos y cada uno de sus parientes, cambian seguido el celular por pura paranoia de que sean ubicados gracias a alguna intervención divina, no tienen nada a su nombre por temor a que sean rastreados y evitan el uso del nombre y apellido, trocándolos por apodos. Se hacen llamar Cholo, El Gaita, Poro...

Algunos esperan ansiosos el tablón con los caballetes del asado dominguero y el griterió de los más chicos que gatean por debajo. Otros disfrutan viendo una película echados en el fiaca con unas papitas y un silencio de eliminación de copa.

El abanico es enorme y cada uno sabrá donde ubicarse...

1 comentario:

Marto dijo...

JAja que bueno...


Me gustó, de todo para todos... Viene muy bueno esto Hernán

Un abrazo, te veo el Sábado alabándote como siempre (¿?)



(en chiquito: fallar va con LL, saludos!!!)