lunes, 20 de abril de 2009

Perdido


Luego de ir y venir por tantos lugares, de desandar el recorrido una y otra vez mil veces, ahí estaba tal cual lo había visto la última vez cuando se escapó.

Casi que me animo a preguntarle si era él por temor a llevarme algo ajeno.

Estaba jugando con el agua del bebedero , en la plaza de mi viejo colegio.

Había quedado por el piso hace un tiempo y se ve que, aburrido, decidió echarse a andar y rehacer su vida.

Yo seguí con la mía, a otro pulso obviamente, sintiendo terriblemente su ausencia al principio y luego agradecido de que hubiera seguido su camino.

En ese lapso me cambió el carácter. Me sentí invulnerable, omnipotente e inmensamente vacío a la vez. Hacía carrera en la empresa, ganándome la antipatía de varios compañeros. Eso no me generaba absolutamente nada, puesto que habían pasado a ser poco menos relevantes que la limpieza del escritorio en el que habitualmente trabajaba.

Tampoco estaba al tanto de la familia y mis amigos. Desconecté el teléfono al primer llamado inquisidor, con la parsimonia con la que suelo acariciar al gato. Más por evitar el desvelo que por brindarle cariño. Cariño? Tenía recuerdo de algo similar. Una sensación vaga, un pequeño destello nomás.

Definitivamente los sentimientos se los había llevado aquél que, ahora, estaba sentado en la hamaca conmovido al ver un par de gemelos jugando en el subibaja.

Decidí no preguntar y, tomándolo con la guardia baja, lo encarcelé inmediatamente donde solía estar. Juré nunca más sentirme tan triste como para perderlo de nuevo.

Prometí darle debida atención a sus inquietudes, a su parecer...

Al fin de cuentas es mi único corazón.

8 comentarios:

Maria Leticia dijo...

q linda lectura =)
te deja pensando...

Miriam dijo...

Tenerlo guardadito, cuidado y mimado lo más que se puede, seguramente te hace sentir mejor...
BEsos

agost dijo...

me encantó

Eri dijo...

Un click, una perdida para saber cuanto queremos y necesitamos a algo o alguien...la pregunta es por que necesitamos ese click, viviremos pensando siempre en mañana, a nuestros tiempos sin mirar al costado...
mmm..tiempo de vivir el hoy, el ahora, el momento, el minuto, el segundo...
beso

Iguanan dijo...

muy bueno hernan!! para cuando el libro?? :)
abrazoo, cuidtae

Juan dijo...

la verdad me lei la mayoria de tus publicaciones, tus reflexiones y pensamientos son los mejores,me encantaron viejo,
un abrazo grande
y espero alguna vez poder escucharte en vivo,

adrian dijo...

hernan...ya es hora q te prepares para dos cosas....el libro y tocar en obras!!!!...y vamos x mas...te felicito una vez mas y vannnn???..jajaja...adrian-eva-gonzalo y pampa la terrible.

Carolina dijo...

que buena noticia que lo hayas podido encontrar de vuelta, no es tarea fácil. Este mundo te acostumbra a todo: a su hostilidad, a su vacío, a sus consejos baratos... hasta te acostumbra a andar sin corazón, así porque sí