domingo, 4 de enero de 2009

A ESTRENAR


Ya se descorchó la ultima sidra y se abrió el último pan dulce. Saludamos a todos los que quisimos y, por qué no, realizamos las debidas salutaciones de compromiso para que no piensen que dejamos el corazón en la guantera del auto.

Se fue el 2008. Ya arrojamos los papeles desde la ventana de la oficina, tiramos calendarios y recibimos un 2009 a estrenar.

Es un monoambiente pelado, una construcción estrictamente básica, con cañerías por termofusión para que no se nos escapen las lágrimas en vano y un parquet flamante listo para que lo transitemos con cuidado (evitando rayones innecesarios). Posee un balcón pequeño orientado al este, donde cada mañana el sol podrá darnos un nuevo motivo para querer levantarnos y donde podremos colocar algunas pocas macetas que nos recuerden que alguien siempre nos necesita.

La decoración es a piacere, dependiendo del buen gusto y la energía que le pongamos a la tarea, ya que los detalles de terminación corren por cuenta del adquirente. Tenemos 360 días por delante para dejarlo como lo soñamos.

De blanco inmaculado, el departamento recibiría feliz un toque de color para avivarlo y hacerlo más personal. De hecho, cada uno tiene su favorito: estará quien le ponga un arena que le recuerde las doradas playas que visitó, un verde intenso para el amante de la naturaleza, alguna gama de azul para quien necesite recostarse en las calmas aguas del océano.

Pero lo esencial es que nos apoderemos de este año, de este habitat nuevo que se nos entrega, con una renovada inspiración.

El desafío es que cada día que pase se refleje en algún pequeño logro, por mínimo que sea.

Que al terminar el día descansemos en paz sabiendo que dimos lo mejor que pudimos para mejorar como personas. Para querernos un poco más y aprender a querer al otro de una forma más sana. Habrá que seguir vistiendo este pequeño espacio, hoy vacío, sólo con aquello que nos haga sentir plenos.

Felicidad por ver como se extienden las verdes líneas en aquella maceta, como se nutren nuestras relaciones con los amigos, la familia, los hijos.

Felicidad por sentir que vamos siendo capaces de eliminar el "ruido" que atenta contra ella.

Les deseo que puedan armar este "bulín" como lo imaginen y que al llegar el 31 de diciembre lo vean aún mejor de lo que hoy lo imaginan.

Recuerden que lo único realmente importante es ser felices y, si se lo proponen, esa energía puede irradiar y contagiar a los que estén a su lado.

Salud y gran año para todos!

4 comentarios:

Flor dijo...

Se feliz, muyyy felices dias =).

Miriam dijo...

Decididamente una hermosa entrada para comenzar el año.
Gracias por tus deseos y que ser felices sea la meta de este año por sobre todo lo demás. Cada quien como quiera y pueda.
Buen año!
Besos

Nacho dijo...

Muy bueno el blog hernan
saludos!

Flor dijo...

y claro.. el ahora es un Señor Cara Libro, se extraña leerte..
Besoote! te veo prontooo